Posts etiquetados ‘thriller’

Reseña en Libros que hay que leer

Publicado: septiembre 13, 2012 en Reseñas
Etiquetas:, ,

Otra reseña muy elogiosa de la novela en Libros que hay que leer. No tiene desperdicio

 

Si bien “Bravo tango siete el contratista” es la primera novela de David Yagüe, para nada parece la obra de un novato. Y es que, en realidad, no lo es: novelas no habrá escrito pero su experiencia en el ámbito literario y periodístico es grande (como podéis ver en su ficha de autor) y eso se nota. Y mucho.

David ha construido un thriller trepidante, con muchísima acción, que en muchos momentos parece una de esas películas de acción protagonizadas por Sylvester Stallone, Bruce Willis o alguno de esos otros actores especializados en cine de acción.

La acción nos sitúa en el Irak post-Saddam. Un país que todavía vive en tensión, con grupos insurgentes y terroristas pululando por doquier y americanos metiendo constantemente las narices en la vida de la población. El secuestro de un mercenario (un contratista de seguridad como, más finamente, se les llama) es la excusa para el desarrollo de una trepidante historia donde todos son malos y donde cada uno va a lo suyo sin saber de quién se puede fiar (si es que se puede uno fiar de alguien en unas circunstancias como ésas).

Curiosamente, el protagonista de la novela, Kassem, es “un malo”. Fue miembro de la policía secreta de Saddam Hussein, ésa que hizo vivir tan malos momentos a la población y durante esos años hizo de todo: la tortura y el asesinato no supone un secreto para él. Sin embargo, tras la muerte de Saddam consiguió desaparecer con su hijo y el gobierno le cree muerto. Digo que curiosamente el protagonista es “un malo” porque los novelistas normalmente eligen buena gente para protagonizar sus novelas, de tal manera que el lector coja al protagonista un cierto cariño que haga que se meta más en la trama. Pero Kassem es malo, sin paliativos. Cierto que actuaba cumpliendo órdenes y cierto que tiene remordimientos por lo que hizo pero también lo es que, si se le lleva al límite, no dudará en volver a hacerlo. Y al límite le llevan para que acepte la misión que le encomiendan: o rescata al americano o su hijo morirá.

 

¡Muchísimas gracias LAKY!

Reseña en Literaturas

Publicado: septiembre 13, 2012 en Reseñas
Etiquetas:, ,

El Thriller es un género usualmente maltratado en la literatura. Algo así como el “cine comercial”. Una especie de Indiana Jones literario que suele despreciarse a priori, en aras de no se sabe bien qué.

Pues dicho esto y superados los prejuicios, David Yagüe ensambla su opera prima sin complejos y con oficio, para construir una novela entretenida en la línea de la tradición anglosajona. La premisa de la historia, el secuestro de un Contratista americano a manos de la insurgencia en el Irak post Sadam, sirve para ofrecer un fresco del conflicto lleno de ambigüedades, sin dejar de lado un propósito firme y decidido por ofrecerle al lector un entretenimiento ameno y una oportunidad para reflexionar.

Más allá de la trama y sus aristas, el autor se preocupa por reflejar las diferencias culturales, vitales y de conciencia, entre dos mundos que parecen condenados a enfrentarse, sin dejar nunca de lado el aspecto meramente humano del conflicto y los sentimientos que lo alimentan. El miedo, la violencia extrema, el odio, la codicia…

Para articular la trama el autor se vale de una ambientación creíble y un estilo conciso puesto al servicio de la acción. Un ejercicio dinámico en el que se persigue el ritmo por encima de otras consideraciones estéticas y que logra despertar en el lector una sensación casi visual, que engarza, a mi modo de ver, con el aire cinematográfico de toda la novela.

Dentro de su estructura, periodística y escueta, a ratos emparentada con los informes militares y profusamente documentada, David Yagüe mantiene, a lo largo de la narración, una voluntad, más o menos soterrada, por arrojar luz a las tinieblas. Por encontrar una brizna de cordura en el desierto, la destrucción, la guerra. Un esfuerzo por mantener el pulso a sus personajes sin abandonarles del todo a la espiral de violencia que les rodea. Aunque esos mismos personajes puedan, a veces, resultar estereotipados,  mantiene la impresión de que no se alejan demasiado de la realidad. Una realidad que por momentos resulta imposible de abarcar en toda su amplitud. Aunque eso tampoco importa. Lo que importa es que el relato mantiene vivo el interés del lector y funciona.

¡Muchas gracias Irene R. Aseijas! Podéis leer la reseña original aquí.

Reseña en Anika entre libros

Publicado: julio 31, 2012 en Reseñas
Etiquetas:, ,

Lo primero que me ha sorprendido de esta novela, la primera publicada por David Yagüe, es la profusa información que existe en todas sus páginas, lo que evidencia que el autor ha tenido que desarrollar una ingente tarea de documentación, hasta el punto de describir los ambientes, las calles, los edificios, los armamentos, etc. de forma que el lector se siente introducido en el libro y su ambiente de forma hasta agobiante, provocándole a veces la misma tensión a la que se encuentran sometidos los personajes, lo que consigue con una mezcla de información realista y narración veloz.

Otro recurso que David Yagüe emplea con acierto son los constantes giros que da a la trama, haciendo que el lector esté convencido de que nada es lo que parece ser en esta novela, manteniéndole alerta mientras trata de averiguar lo que va a ocurrir a continuación, en un intento de anticiparse a la narración, la mayoría de las veces para toparse con que lo que ocurre no es lo que se esperaba, incluyendo el final, que más inesperado no puede ser.

Al empezar a leer Bravo Tango Siete: el contratista, pensé que estaba ante un libro demasiado corto para ser una novela, pero la verdad es que a lo largo que la iba leyendo me convencí de que tiene la extensión justa para la historia que se cuenta. Ni le sobran ni le faltan páginas, lo que es de agradecer en una novela tan llena de documentación e información, pues así no hay nada que pueda considerarse material de relleno.

La verdad es que no podría calificar esta obra como perteneciente sólo al género negro, ni sólo al bélico. Podríamos decir que se trata de una simbiosis entre ambos estilos, aunque en algunas páginas domine uno de los géneros sobre el otro, alternándose los dos en ese predominio. Al leer, a veces la imaginación se me iba a los comics de Hazañas Bélicas que de niño veía leer a mis hermanos mayores, otras veces me parecía ver una película policíaca al más puro estilo hollywoodiense y otras, un documental televisivo sobre la Guerra de Irak. También tiene bastantes toques dethriller, como ya he dicho más arriba.

Creo que es una novela recomendable para los asiduos de los géneros negro y bélico, así como para aquellos que, sin serlo, quieran iniciarse en los mismos de forma progresiva.

Miguel Ángel León Asuero

Muchísimas gracias a Miguel Ángel por su reseña y a todo el equipo de Anika entre libros.


Gran reseña en la revista Esquire de junio. El también escritor Javier Márquez (autor de la estupenda Letal como un solo de Charlie Parker) escribe de Bravo Tango Siete lo siguiente:

Un excelente debut para una firma ya bien conocida en el mundo de la crítica literaria. Yagüe plantea un ‘thriller’ en la mejor tradición del maestro Forsyth, ambientado en el Irak post Sadam y en el que desarrolla una trama de un rescate, con mucho sabor a género negro, alrededor del polémico tema de las compañías de seguridad privada. Bien documentado y con ritmo trepidante, tanto que se lee de una sentada.

En la misma página comparto “escaparate” con Ignacio del Valle y José Carlos Somoza, todo un lujazo.


Hace ya muchos meses que recibí una tímida petición, por parte de un escritor novel, para leer su novela. Me contaba que la historia estaba situada en el Irak posterior a la caída de Sadam Hussein y me pedía que le diese una oportunidad a su libro. Peticiones como la deDavid Yagüe nos llegan muchas y está claro que no podemos aceptarlas todas pero como el tema me resultaba atractivo y, además, el libro venía avalado por una blogger con mucho criterio y buen gusto literario, Carol de 10.15 Saturday Night, me decidí a darle una oportunidad . Así pues, David Yagüe y su Bravo Tango Siete. El contratista vienen a engrosar esa larga lista de libros entretenidos y amenos alejados los escaparates de las grandes librerías.
Irak. Un país que ha copado, y sigue haciéndolo, multitud de páginas en diarios de todo el mundo, de minutos en las radios de medio planeta y de imágenes escalofriantes que solo pueden ser fruto de la locura de una guerra. Pues hasta este país nos trasladamos nada más abrir las páginas de esta novela. Así pues, nos encontramos de golpe con una realidad que conocemos fundamentalmente por los medios de comunicación: acaba de caer Sadam Hussein, el país se encuentra en guerra con EE.UU. y resulta que han secuestrado a un soldado estadounidense provocando una verdadera matanza durante la operación.
Todos estos acontecimientos provocan que Kassem Homan vuelva a la primera línea de fuego y de acción, reincorporándose a la policía iraquí. Homan fue un conocido torturador durante el régimen de Sadam y llevaba años escondido y viviendo en el anonimato. Pero, por varias razones, se ve de golpe al mando de una investigación que no tiene ni pies ni cabeza. Acompañado de varios colaboradores y con la sombra de la amenaza cerniéndose sobre él, Kassem Homan tendrá que intentar averiguar donde está Carl Robson, el soldado y contratista secuestrado, y encontrarlo antes de que sea demasiado tarde para ambos.
El ritmo de toda la novela es trepidante y, en algunas partes, también angustioso. La trama es sólida y mezcla temas peliagudos como la convivencia entre islamistas sunitas y chiitas, el terrorismo, la guerra o la seguridad de la población en un país al borde del colapso. También hay sitio para los abusos de poder, las relaciones basadas en la conveniencia y la violencia.
Sin embargo, el gran punto fuerte de esta novela no creo que esté en su ambientación o en su estructura o lenguaje, sino en los personajes. No es que sean ni mejores ni peores que los de otros thrillers pero, simplemente, son iraquíes y, por tanto, la historia nos la cuentan ellos en primera persona. De esta forma, el autor se aleja un poco del convencionalismo de contar siempre las cosas desde la óptica occidental y eso, aparte de novedoso, se agradece.
Creo que David Yagüe puede presumir de haberse estrenado con éxito en el difícil mundo de la literatura, con un libro adictivo y diferente. Si os gustan este tipo de libros, os gustará Bravo Tango Siete. El contratista.
Muchísimas gracias Marina por la reseña (Lee la reseña original).

Bravo Tango Siete. El contratista, de David Yagüe (ed. Atanor, 2011) es un trepidante thriller que nos ofrece una dura historia de acción, violencia y traición en el Irak post Sadam Hussein.

Con su primera novela, el periodista David Yagüe consigue engancharnos desde la primera página, sin darnos tregua a lo largo de la lectura, con giros constantes, revelaciones sorprendentes y escenas crueles cargadas de realismo, hasta llegar a un impactante final.

La historia comienza con el ataque de la insurgencia a un convoy que regresa de una misión al sur del país y el secuestro de Carl Robson, un contratista de seguridad estadounidense. Ya en este episodio inicial comprobamos cómo la novela nos sumerge en una atmósfera asfixiante donde se respira la tensión en cada párrafo.

El secuestro del contratista es tomado en serio por la policía del nuevo Irak posterior a la caída de Sadam Hussein, que quiere demostrar al mundo que puede resolver una situación así de problemática. Para encontrar a Robson, crean un peculiar equipo formado por chiitas y sunitas, a cuyo frente colocan a Kassem Homan, un conocido torturador, ex miembro de la policía secreta de Sadam Hussein, que llevaba años desaparecido.

Homan tendrá que volver a Basora, cuna de la mayoría chiita del país, que había sufrido la represión del régimen de Sadam. Presionado hasta el límite a nivel personal y chantajeado, allí tendrá que enfrentarse a sus fantasmas del pasado, así como a sus antiguos enemigos, que se encuentran incluso dentro de su mismo equipo, mientras tendrá que encontrar y salvar a un hombre al que odia.

Con una narración ágil, directa y un ritmo frenético, nos acercamos a un país convertido en un “gigantesco escenario del crimen” donde la vida humana no tiene ningún valor y la muerte es un negocio. Los giros serán constantes, el autor nos tendrá preparada varias sorpresas a lo largo de la novela, mientras asistimos a una trama donde se mezclan las polémicas compañías de seguridad privadas, insurgentes, terroristas de Al Qaeda, el Gobierno de EE UU y los distintos grupos armados que luchan por controlar el país.

David Yagüe nos ofrece una novela interesante y valiente en su debut, una historia que no nos va a dejar indiferentes. (La reseña original)

!Muchísimas gracias por la reseña Miguel Ángel¡


En el blog ‘El desván de los sueños’ han realizado una estupenda reseña de la novela y le ponen nota: 4 sobre 5 (estupendo, según su clasificación). En el texto dicen cosas como esta…

Lo que consigue el autor es que veamos a las personas protagonistas de las noticias de las que he hablado, como seres humanos exactamente iguales a nosotros, con los mismos sentimientos, deseos, amores y odios. Seres humanos reales y cercanos. Y no como personas lejanas y ajenas que se matan unas a otras, sin que nos afecte, como si solo vivieran en las páginas de los periódicos o en las noticias de la televisión.

Muchísimas gracias. Podéis leer la reseña completa, cosa que os recomiendo, aquí.


Otra buena reseña en el blog ‘El simio lector’…

El género negro está experimentando un empuje impresionante los últimos años. Hay novelas muy interesantes que cogen nuevos relatos, surgidos de las mentes de escritores que se acercan al género con ideas frescas y sugerentes y eso se agradece.

Bravo Tango Siete: El Contratista es la historia de un secuestro. Un caso que tiene que resolver un detective con serios problemas con la autoridad que controla las Fuerzas de Seguridad y que se ve implicado en el asunto a la fuerza, sin quererlo y con amenazas.

Hay policías corruptos, capos del submundo, una ciudad perversa y que devora a sus habitantes, nada es lo que parece y además, hay una chica que acaba haciendo perder la cabeza al protagonista. Lo tiene todo. Y más.

Porque el escenario donde transcurre este argumento tan típico de las novelas negras no es Nueva York, ni ninguna ciudad de Estados Unidos, ni siquiera europea. Todo transcurre en Irak, donde un contratista americano (dulce eufemismo para no decir mercenario)es secuestrado y un antiguo interrogador de Sadam es obligado a dirigir la investigación.

A partir de ahí, podemos imaginar lo que ocurrirá en la historia, aunque no su desenlace. Las viejas argumentaciones se mezclan con la situación en el país, creando un conjunto que sorprende y gusta. No se trata de un canto antibelicista, ni de una novela costumbrista en un país destrozado por la guerra.

O quizás sí, pero lo que importa aquí es la historia, la de siempre, la que se ha contado una y otra vez, y se volverá a contar, sin perder la frescura y ofreciendo más horas de entretenimiento y diversión lectora. Y todo ello en solo 186 páginas, con lo que tiene la duración exacta para que no se haga pesada y resulte atractiva y diferente lo que solemos leer del género.

La reseña completa.


David Yagüe, escritor y periodista, nos adentra en un Irak desconocido para muchos por medio de su libro “Bravo Tango Siete. El contratista”. Un thriler lleno de intriga y acción donde disfrutamos de una trepidante investigación que transcurre tras la caída de Sadam Hussein. La policía del nuevo Irak quiere convencer al mundo de su capacidad para resolver sus propios problemas. Para ello forma un grupo de policías chiitas y sunitas que deberán rescatar a un americano que ha sido secuestrado por la insurgencia.

¿Qué fue lo que te impulsó a escribir una historia sobre un país como Irak?

Siempre me ha interesado la historia de los conflictos e Irak, en concreto. Cuando pensé en escribir esta novela tenía muy claro que quería una novela policiaca, un thriller donde hubiera acción y suspense, pero que esta fuera realista. El Irak tras la invasión de la coalición me daba todo lo que necesitaba: una situación injusta y un marco adecuado para una historia así.

¿Cuáles son tus referencias literarias?

Como lector me gusta leer de todo, o casi. Sin embargo, creo que como escritor el género que más me influye es el negro y policiaco. Siempre he disfrutado con los clásicos del hard boiled americano y, en esta primera novela, en Bravo Tango Siete. El contratista, tienen mucho que ver los policiacos ambientados en épocas muy convulsas o de guerra (pienso, por ejemplo, en la trilogía Berlín Noir de Kerr o El comisario Di Luca de Carlo Lucarelli).

Son pocos los libros en los que las historias se centran en personajes iraquíes. Este es el caso de Bravo Tango Siete. El contratista. ¿Querías dar a conocer la versión de los que no suelen ser oídos?

Claro. Piensa que si contara la historia de un agente de una agencia norteamericana o de un soldado de EE UU que viaja en Irak a investigar el secuestro de un compatriota sería una historia que la literatura y el cine de EE UU han repetido hasta la saciedad, cambiando de país. No, quería ponerme en el papel de las víctimas, en los que han sido invadidos, en los que se quedan en el país cuando los chicos del Tío Sam vuelven a casa. Creo que eso le da a la historia mucho más valor y la convertía en un reto, para mí, como escritor y para el lector.

La historia gira en torno a Kasem, un antiguo policía de Sadam Hussein ¿Qué destacarías de este personaje?
Es un personaje muy oscuro. Es un hombre capaz de torturar, de matar, de hacer lo que sea por su causa. Un tipo que ha intentado dejar un pasado atroz, pero es incapaz. Y ese pasado le alcanza, no lo dudes. Aun así, he intentado que a pesar de toda esa oscuridad, el lector comprenda y vea las razones por las que hace lo que hace. Creo que lo he logrado, porque ya me han comentado varios lectores y lectoras que, a pesar de todo, les caía bien y sufrían con él.

¿Cómo te has documentado? ¿Cuál es la mayor dificultad con la que te has encontrado?
Me gustaría decir que he viajado a Irak, pero en realidad no ha podido ser. Ni mi situación ni la del país lo habrían permitido. Así que he llenado ese vacío con trabajo de ratón de biblioteca. He consultado hemerotecas, medios internacionales, una gran cantidad de libros, blogs y páginas web, hasta lograr tener un contexto creíble para la novela. La mayor dificultad ha sido sin duda ponerme en los pantalones de personajes iraquíes, que tienen una cultura y unas costumbres tan diferentes a las nuestras. Eso, y encontrar y utilizar los nombres adecuados para cada personaje.

¿Qué es lo que nos quieres transmitir con esta historia?
Lo principal que busco con Bravo Tango Siete. El contratista es entretener, que me digan los lectores que se han quedado hasta las tantas leyendo porque no podían dejarlo. Después, quería acercarme a una historia, la de los contratistas de seguridad, una de esas injusticias que pasan de puntillas por los medios españoles, y sobre lo que ocurre en Irak tras la desastrosa posguerra. Si logro que algún lector termine el libro y vaya a Internet a buscar más información sobre Irak o los contratistas, será un objetivo extra cumplido.

¿Qué le dirías a todos aquellos que aún no se lo han leído?
Que se animen, que se acerquen al libro. Van a encontrar una historia breve pero muy rápida, llena de suspense y supervivencia, ambientada en el Irak que está detrás de lo que vemos en las noticias. Estoy seguro de que les va a sorprender. Y no lo digo porque lo haya escrito yo (risas)…

Como escritor novel ¿has tenido muchas dificultades a la hora de publicar tu libro? ¿Qué tal ha sido la experiencia?
Sí, he recibido muchas, muchísimas negativas y la novela ha estado a punto de ser firmada por tres editoriales, antes de llegar a Atanor, a los que agradezco enormemente que me dieran la oportunidad. De momento, la experiencia está siendo maravillosa y enriquecedora, es mi primera novela y estoy aprendiendo de todo el proceso.

¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?
Sí, recientemente he escrito un par de relatos y estoy en el proceso de corrección de una nueva novela. No voy a contar mucho, pero cambiaré de género, aunque espero volver al policiaco muy pronto. Tengo en la cabeza multitud de ideas, así que espero quedarme por estos lares libreros durante bastante tiempo.


Esta es sin duda la reseña que más ilusión me hace escribir desde que abrí el blog, y también la más complicada, ambas por el mismo motivo, el autor es un amigo y eso siempre hace más difícil hablar de un libro, aunque también más satisfactorio. Sé lo mucho que le ha costado poder ver publicada esta, su primera novela, los “no”, retrasos, momentos en que parecía que todo el trabajo empleado no iba a llevar a nada, hasta que el mes pasado pude asistir a la presentación del libro y verlo por fin físicamente. “Bravo Tango Siete. El contratista” no podía estar de mayor actualidad, nos sitúa en el Irak post Sadam Hussein, y nos mete de lleno en el oscuro mundo de los contratistas, mercenarios extranjeros que más que hacerse cargo de la seguridad de empresas privadas, suelen infringir la ley amparados por el vacío legal existente. En la novela, uno de ellos, el estadounidense Carl Robson, es secuestrado por un grupo de la insurgencia iraquí. Para rescatarlo, la policía crea un grupo de rescate formado por sunitas y chíitas, a cuyo mando se encuentra Kassem, antiguo torturador y ex miembro de la policía secreta de Sadam. Con un ritmo trepidante, seguimos a Kassem en su investigación, en una lucha contrareloj, ya que si no consigue dar con el estadounidense perderá para siempre a su hijo pequeño, lo único que le queda tras perder a su mujer en un bombardeo. Los puntos fuertes de la novela son su ritmo frenético que nos lleva a devorarla al querer saber cuál será el desenlace y una ambientación muy cuidada, con pequeños detalles que ayudan a meternos aún más en las ciudades de Bagdad y Basora. Se nota la exhaustiva documentación: comidas, música, las calles que recorren… todo nos lleva a Irak. Los personajes están muy bien trazados y, aunque ninguno de ellos es un héroe (más bien al contrario, todos tienen un trasfondo muy oscuro), podemos comprender sus motivaciones e incluso compadecernos de Kassem y desear durante toda la lectura que consiga encontrar al contratista para que así pueda escapar con su hijo de la violencia del país. Varias tramas paralelas se van uniendo en una historia muy visual y cinematográfica, salpicada de escenas de acción trepidantes y momentos de auténtico suspense. Para mi gusto, lo mejor de todo ha sido el final, donde todo queda atado y bien atado, y donde, tras varios giros de la trama, nos llevamos algunas sorpresas. La pena es que este excelente debut se vea empañado por algo que viene a ser ya algo habitual en muchas ediciones, y son las numerosas erratas que, esperemos, en futuras ediciones se corrijan. Una sugerencia que he hecho al autor es la de introducir un glosariode términos ya que, aunque por el contexto se entiende todo perfectamente, hay algunas palabras que quedarían así mejor explicadas.

 En definitiva, se trata de un thriller trepidante que no nos deja ni un momento de descanso, ágil y muy entretenido, y colocado en un escenario de plena actualidad como es Irak, el terrorismo y la violencia desatada que se vive a diario en sus calles. Una violencia que vemos todos los días en los informativos y que sólo son ya cifras sin rostro, esta novela les pone cara y motivaciones. Aunque la novela negra  no es un género que haya tocado mucho hasta el momento, esta novela me ha parecido muy entretenida y con un enfoque original en el clásico esquema de investigador ya que, en este caso, Kassem, iraquí de oscuro pasado, no es precisamente el tipo de personaje con el que nos sentiríamos identificados, y como digo, la novela consigue que empaticemos con él, que entendamos lo que ha hecho y hace, y que nos alegremos con cada nuevo avance en la investigación. Un libro muy ameno, una novela negra que toma las líneas esenciales y clásicas del género, como el investigador atormentado por su pasado que ha de resolver un enigma, David introduce la novedad de la ambientación, al situarlo en Irak. De este modo, además de una novela entretenida, supone un toque de atención hacia la situación en este país, la violencia en la que parecen haberse eternizado y hacia la que nosotros parece que nos hemos inmunizado ya, y los excesos cometidos por contratistas y demás extranjeros que, aprovechando la situación del país, han sabido sacar partido del mismo y enriquecerse personalmente a expensas de vidas de miles de personas. Un libro para disfrutar, que se devora sin darnos cuenta. Si os gusta la novela negra, os va a encantar. Si, como yo, es un género al que no prestáis mucha atención, es una manera perfecta de adentrarse en él, ya que conjuga actualidad y entretenimiento, es breve y muy dinámica. No os defraudará.
Escribía Carol, del blog 10.15 Saturday Night, que esta era una reseña que le hacía mucha ilusión escribir. Desde luego, la misma que a mi me ha hecho leer sus palabras sobre mi primera novela. Muchísimas gracias, Carol.