Una primera opinión sobre la novela

Publicado: noviembre 14, 2011 en Reseñas
Etiquetas:, ,

Antes de publicar la novela, dejé leer el manuscrito a Clemente Tribaldos. Sabía que la opinión de Clemente sería muy interesante ya que había realizado el documental Irak, entre el miedo y la esperanza y había publicado, junto al artista iraquí Basim Yoni, el libro Yo luché junto a Saddam -que utilicé para documentarme para la novela-.

Ha tenido la gentileza de escribirme un texto con su opinión:

David Yagüe en su novela nos transporta hasta el Irak más desconocido, el Irak de la guerra después de la guerra, un país devastado donde la muerte espera detrás de cada esquina. Un Irak donde en 2006 había más de 100.000 PMC, Private Military Company, un auténtico ejército perteneciente a empresas militares privadas como CACI, Titan Corp, Blackwater USA,  Aegis y otras muchas más.

Los mercenarios están definidos en la Convención de Ginebra como todos aquellos que tomen parte en las hostilidades con el fin de obtener una retribución material considerablemente superior a la de las Fuerzas Armadas.

En la mayoría de los casos los contratistas americanos son empleados por el Pentágono para procedimientos de apoyo y misiones secundarias en las operaciones desarrolladas por las fuerzas militares de los Estados Unidos.

La Tercera Convenciónde Ginebra establece que los contratistas proveedores están autorizados para acompañar a las tropas y prestar sus servicios a excepción del combate directo y si son capturados deberán ser tratados como prisioneros de guerra. En el caso de que los contratistas entren en combate y sean capturados no tendrán derecho al status de combatiente o prisionero de guerra.

El 27 de agosto de 2004 Paul Bremer, director dela Reconstruccióny Asistencia Humanitaria en Irak firmó una de las órdenes más controvertidas dela Historia, por la que se definía el estatus jurídico de los contratistas que actuaban en Irak.

Esta orden permitía que los contratistas americanos no estuviesen sujetos a las leyes y regulaciones iraquíes, concediéndoles total inmunidad siempre que sus actuaciones estuviesen sujetas a los fines de su contrato.

Estos grupos mercenarios, llamados eufemísticamente contratistas, han estado envueltos en los más polémicos sucesos de matanzas y abusos a los iraquíes.

En Bravo Tango Siete, el Contratista, David Yagüe  nos arrastra desde los suburbios de Bagdad hasta las cercanías del Golfo Pérsico, cerca de la frontera con Irán, a la segunda ciudad de Irak, Basora, la ciudad donde los fantasmas se multiplican, la ciudad más castigada por las bombas de uranio empobrecido.

Un antiguo mujabarat, Kassem Homan se ve obligado a desplazarse a las oscuras calles de Basora, ciudad donde todo el mundo le odia por su cruel pasado como policía secreta del Partido Baas, para conseguir alguna pista para liberar a un contratista que ha sido secuestrado en las afueras de la ciudad. Pero nada es como parece y los constantes puntos de giro de la historia nos van sorprendiendo hasta llegar a un final inesperado.

Una trama muy bien urdida que va ganando interés conforme se va leyendo y nos muestra uno de los muchos rostros ocultos de Irak y de Estados Unidos.

Clemente Tribaldos. (Director del documental de televisión Irak, entre el miedo y la esperanza y autor del libro junto a Basim Yoni Yo luché junto a Saddam.)

Anuncios
comentarios
  1. Marta dice:

    Muy chulo el texto. Cada vez tengo más ganas leerlo. A ver si un día de estos me paso por las librerías a buscarlo.

    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s