Archivos para abril, 2012


El próximo lunes día 23 se celebra el día del libro y ni mi novela ni yo pensamos perdernos tal día.

Estaremos Kendall Maison (autor de Flores de invierno), Mario Escobar (autor de El testamento del diablo y Los doce legados de Steve Jobs) y David Yagüe (autor de Bravo Tango Siete. El contratista) hablando de nuestras obras, de los libros de género en general y de los éxitos literarios del momento.

Será en la Casa del Libro de Fuencarral (C/Fuencarral 119) a las 20.00 horas.

¡Os esperamos!

Anuncios

Otra buena reseña en el blog ‘El simio lector’…

El género negro está experimentando un empuje impresionante los últimos años. Hay novelas muy interesantes que cogen nuevos relatos, surgidos de las mentes de escritores que se acercan al género con ideas frescas y sugerentes y eso se agradece.

Bravo Tango Siete: El Contratista es la historia de un secuestro. Un caso que tiene que resolver un detective con serios problemas con la autoridad que controla las Fuerzas de Seguridad y que se ve implicado en el asunto a la fuerza, sin quererlo y con amenazas.

Hay policías corruptos, capos del submundo, una ciudad perversa y que devora a sus habitantes, nada es lo que parece y además, hay una chica que acaba haciendo perder la cabeza al protagonista. Lo tiene todo. Y más.

Porque el escenario donde transcurre este argumento tan típico de las novelas negras no es Nueva York, ni ninguna ciudad de Estados Unidos, ni siquiera europea. Todo transcurre en Irak, donde un contratista americano (dulce eufemismo para no decir mercenario)es secuestrado y un antiguo interrogador de Sadam es obligado a dirigir la investigación.

A partir de ahí, podemos imaginar lo que ocurrirá en la historia, aunque no su desenlace. Las viejas argumentaciones se mezclan con la situación en el país, creando un conjunto que sorprende y gusta. No se trata de un canto antibelicista, ni de una novela costumbrista en un país destrozado por la guerra.

O quizás sí, pero lo que importa aquí es la historia, la de siempre, la que se ha contado una y otra vez, y se volverá a contar, sin perder la frescura y ofreciendo más horas de entretenimiento y diversión lectora. Y todo ello en solo 186 páginas, con lo que tiene la duración exacta para que no se haga pesada y resulte atractiva y diferente lo que solemos leer del género.

La reseña completa.