Archivos de la categoría ‘Reseñas’


Mi buen amigo Nacho Segurado (historiador, periodista y bloguero, entre otros del muy interesante Europa Inquieta), acaba de reseñar en Best Seller Español la nueva edición de Bravo Tango Siete. El contratista. Que alguien tan interesante como Nacho, escriba cosas como ésta sobre la novela de uno, emociona.

Ha transcurrido más de una década desde la caída de Sadam Hussein, pero Irak sigue siendo foco prioritario de la atención internacional diplomática, militar y periodística. Hace unos días, el informe anual sobre terrorismo que publica el Departamento de Estado de EEUU volvió a señalar al país como uno de los avisperos donde se libra la batalla contra el terror.

Irak, además, es la cuna de la principal amenaza hoy para Occidente y el mundo musulmán: los ultrafanáticos del autodenominado Estado Islámico. Aunque sea por una situación perennemente trágica y dicho con un punto de respetuosa frivolidad, Irak nunca pasa de moda.

Quizá por eso, y por que la novela en sí misma lo merece, la publicación en formato digital de Bravo. Tango. Siete: El contratista (Editorial Roca, 2015), la opera prima de David Yagüe, merece de nuevo un comentario. Me encargo yo, que de acuerdo, soy su amigo, pero también soyespero que sea broma un crítico mordaz. Allá voy.

El contratista un thriller bélico (un conflicto clásico: por un lado político, por otro personal y sentimental) que se desarrolla en la posguerra iraquí, en ese caos sectario, de mercenarios y ajustes de cuentastiene hoy, unos años después de su primera publicación, distintas lecturas.

Por un lado es una novela de acción (el secuestro de un mercenario estadounidense desencadena una operación policial, una alianza contra natura de chiíes y sunníes para dar con él), que ya desde el primer capítulo no da tregua y que te sumerge con naturalidad y sencillez en un conflicto con múltiples aristas. En este sentido, recto por así decirlo, el libro no defraudará. Tiene los mimbres adictivos que toda narración requiere.

Pero hay otra lectura más profunda (que no excluye la primera, por supuesto). Cualquiera de vosotros que abra por primera vez Bravo. Tango. Siete tendrá la sensación casi instintiva de estar ante el episodio piloto (por cierto, el libro bien podría ser la base de un guion televisivo) de nuestro presente. Lo que en el año 2003 se pensaba que era el final de una época, y de iure así fue (Sadam fue derrocado), al cabo ha sido algo más: el comienzo de otra. De bandos más imprecisos y de resultado todavía más impredecible.

El papel de EE UU en la guerra de Irak, tan patoso como ambiguo, que David retrata de manera formidable a través de los personajes que componen la novela (personajes fuertes, tiernos a veces, pero con un punto de antipáticos), es uno de los predecentes directos de la situación actual del país y de todo Oriente medio. Hay una frase fundamental del libro que resume muy bien aquellos polvos de los que vienen estos lodos: “Los contratistas son unos bastardos que creen que son vaqueros e Irak es su OK Corral particular”. Un pensamiento bajo el que subyace mucho de lo malo que ha pasado en Irak desde entonces. La espantada estadounidense, el caos gubernativo y el ISIS.

La reseña completa aquí.


Os dejo una nueva reseña que ha aparecido (¡tanto tiempo después!) y aprovecho para contaros que Bravo Tango Siete. El contratista se reeditará en digital (ebook) a partir del próximo 22 de junio. Con una edición revisada y nueva portada y bajo el sello de Roca Editorial. Ya os iré contando más cosas sobre esto.  De momento, os dejo con esta reseña de Rock and Roll Dreams

La verdad es que tenía este libro desde hace un año en casa. Me lo ofrecieron para leer y reseñar, y esos suelo leerlos rápido, pero la entrega se retrasó más de un mes, lo fui dejando, lo fui dejando, y al final se quedó olvidado en el estante. Cuando terminé mi anterior lectura buscaba algo que no fuera muy pesado, algo rápido, con acción, y lo escogí. El pobre libro casi da saltos de alegría al verse en mis manos.

Debo decir que lo empecé con miedo. Era la primera novela de un periodista, amigo de Carol Saturday Night 10:15, y temía lo que me podría encontrar. A ver cómo decía yo que no me había gustado o que me había parecido malo. Pero los temores se demostraron infundados nada más sumergirme en la lectura.

Tenemos una novela ambientada en la guerra de Irak (esta última), pero no tenemos una novela de guerra. Tiene un poco de thriller, un poco de negra y muy mucho de acción. Ha sido como ver una película de acción, típica a lo mejor de Vin Diesel o de las que hace últimamente Liam Neeson, entre las líneas. Engancha desde el minuto uno, con una prosa sencilla pero muy eficaz, y con algunas frases realmente memorables.

Los personajes quizás pecan de estereotipo, aunque tampoco demasiado, pero son profundos y están bien sustentados. Sus acciones concuerdan con sus pasados, con sus propias vidas, aunque debo decir que hacia el final el protagonista me decepcionó un poco.

Tan sólo me ha llamado la atención, de manera negativa, una cosa. Y ha sido al principio de la novela, con la presentación de la trama y de los personajes. Todo muy bien explicado, sí, pero de manera demasiado obvia. Incluido en los diálogos, además. Un poco artificioso para mi gusto. Es algo en lo que me suelo fijar, además.

Pero pasada esa primera parte en la que te cuentan el pasado de los personajes, todo ha ido como la seda. Una lectura muy apropiada para lo que iba buscando, una historia que engancha desde el principio y con un final que no defrauda demasiado.

En definitiva, una novela para disfrutarla.

Reseña en Libros que hay que leer

Publicado: septiembre 13, 2012 en Reseñas
Etiquetas:, ,

Otra reseña muy elogiosa de la novela en Libros que hay que leer. No tiene desperdicio

 

Si bien “Bravo tango siete el contratista” es la primera novela de David Yagüe, para nada parece la obra de un novato. Y es que, en realidad, no lo es: novelas no habrá escrito pero su experiencia en el ámbito literario y periodístico es grande (como podéis ver en su ficha de autor) y eso se nota. Y mucho.

David ha construido un thriller trepidante, con muchísima acción, que en muchos momentos parece una de esas películas de acción protagonizadas por Sylvester Stallone, Bruce Willis o alguno de esos otros actores especializados en cine de acción.

La acción nos sitúa en el Irak post-Saddam. Un país que todavía vive en tensión, con grupos insurgentes y terroristas pululando por doquier y americanos metiendo constantemente las narices en la vida de la población. El secuestro de un mercenario (un contratista de seguridad como, más finamente, se les llama) es la excusa para el desarrollo de una trepidante historia donde todos son malos y donde cada uno va a lo suyo sin saber de quién se puede fiar (si es que se puede uno fiar de alguien en unas circunstancias como ésas).

Curiosamente, el protagonista de la novela, Kassem, es “un malo”. Fue miembro de la policía secreta de Saddam Hussein, ésa que hizo vivir tan malos momentos a la población y durante esos años hizo de todo: la tortura y el asesinato no supone un secreto para él. Sin embargo, tras la muerte de Saddam consiguió desaparecer con su hijo y el gobierno le cree muerto. Digo que curiosamente el protagonista es “un malo” porque los novelistas normalmente eligen buena gente para protagonizar sus novelas, de tal manera que el lector coja al protagonista un cierto cariño que haga que se meta más en la trama. Pero Kassem es malo, sin paliativos. Cierto que actuaba cumpliendo órdenes y cierto que tiene remordimientos por lo que hizo pero también lo es que, si se le lleva al límite, no dudará en volver a hacerlo. Y al límite le llevan para que acepte la misión que le encomiendan: o rescata al americano o su hijo morirá.

 

¡Muchísimas gracias LAKY!

Reseña en Literaturas

Publicado: septiembre 13, 2012 en Reseñas
Etiquetas:, ,

El Thriller es un género usualmente maltratado en la literatura. Algo así como el “cine comercial”. Una especie de Indiana Jones literario que suele despreciarse a priori, en aras de no se sabe bien qué.

Pues dicho esto y superados los prejuicios, David Yagüe ensambla su opera prima sin complejos y con oficio, para construir una novela entretenida en la línea de la tradición anglosajona. La premisa de la historia, el secuestro de un Contratista americano a manos de la insurgencia en el Irak post Sadam, sirve para ofrecer un fresco del conflicto lleno de ambigüedades, sin dejar de lado un propósito firme y decidido por ofrecerle al lector un entretenimiento ameno y una oportunidad para reflexionar.

Más allá de la trama y sus aristas, el autor se preocupa por reflejar las diferencias culturales, vitales y de conciencia, entre dos mundos que parecen condenados a enfrentarse, sin dejar nunca de lado el aspecto meramente humano del conflicto y los sentimientos que lo alimentan. El miedo, la violencia extrema, el odio, la codicia…

Para articular la trama el autor se vale de una ambientación creíble y un estilo conciso puesto al servicio de la acción. Un ejercicio dinámico en el que se persigue el ritmo por encima de otras consideraciones estéticas y que logra despertar en el lector una sensación casi visual, que engarza, a mi modo de ver, con el aire cinematográfico de toda la novela.

Dentro de su estructura, periodística y escueta, a ratos emparentada con los informes militares y profusamente documentada, David Yagüe mantiene, a lo largo de la narración, una voluntad, más o menos soterrada, por arrojar luz a las tinieblas. Por encontrar una brizna de cordura en el desierto, la destrucción, la guerra. Un esfuerzo por mantener el pulso a sus personajes sin abandonarles del todo a la espiral de violencia que les rodea. Aunque esos mismos personajes puedan, a veces, resultar estereotipados,  mantiene la impresión de que no se alejan demasiado de la realidad. Una realidad que por momentos resulta imposible de abarcar en toda su amplitud. Aunque eso tampoco importa. Lo que importa es que el relato mantiene vivo el interés del lector y funciona.

¡Muchas gracias Irene R. Aseijas! Podéis leer la reseña original aquí.

Reseña en Lee Misterio

Publicado: septiembre 4, 2012 en Reseñas

La web Lee Misterio (que ya me entrevistó en junio) ha reseñado la novela. Esto es lo que dice Alfredo H…

 

A Irak nos transporta David Yagüe en su primera novela. El país no ha recuperado la normalidad cuatro años después de la invasión aliada y los lectores nos encontramos con un inspector de policía que trata de encontrar a un contratista norteamericano secuestrado por insurgentes con un grupo muy complejo.

Nos encontramos ante un libro muy corto, pero con un número correcto de páginas al no tener un sólo párrafo construído a base de picadillo. Puede leerse muy rápidamente, pero que quizá no sea el ideal para una mañana en la playa por su complejidad, y es que el trabajo previo de documentación queda bien demostrado y la información que se da en el libro es mucha.

No resulta demasiado fácil seguir todo lo que ocurre por la información que logra transportar nuestra mente a Irak y por la velocidad de la acción, por lo que sería ideal leerlo en un ambiente tranquilo, y  además es fundamental hacerlo en poco tiempo para mantener en la mente todos los nombres y situaciones, pues nos trasladamos desde la primera página a un lugar muy distinto del que la mayoría podemos imaginar al hablar de posguerra.

Hablamos de un secuestro pero el problema no será tanto el seguir pista a pista, sino la complejidad del funcionamiento de Irak. Esa es la clave del libro, cuyo original emplazamiento y variedad de personajes son los que logran dar una vuelta de tuerca al género del misterio, mezclándolo a la perfección con la acción.

Una buena novela para iniciar a los seguidores del género negro y policíaco al bélico, y viceversa.

Nota: 6/10

La reseña original la puedes leer aquí.

Muchísimas gracias a Alfredo y al equipo de Lee Misterio.

Reseña en Anika entre libros

Publicado: julio 31, 2012 en Reseñas
Etiquetas:, ,

Lo primero que me ha sorprendido de esta novela, la primera publicada por David Yagüe, es la profusa información que existe en todas sus páginas, lo que evidencia que el autor ha tenido que desarrollar una ingente tarea de documentación, hasta el punto de describir los ambientes, las calles, los edificios, los armamentos, etc. de forma que el lector se siente introducido en el libro y su ambiente de forma hasta agobiante, provocándole a veces la misma tensión a la que se encuentran sometidos los personajes, lo que consigue con una mezcla de información realista y narración veloz.

Otro recurso que David Yagüe emplea con acierto son los constantes giros que da a la trama, haciendo que el lector esté convencido de que nada es lo que parece ser en esta novela, manteniéndole alerta mientras trata de averiguar lo que va a ocurrir a continuación, en un intento de anticiparse a la narración, la mayoría de las veces para toparse con que lo que ocurre no es lo que se esperaba, incluyendo el final, que más inesperado no puede ser.

Al empezar a leer Bravo Tango Siete: el contratista, pensé que estaba ante un libro demasiado corto para ser una novela, pero la verdad es que a lo largo que la iba leyendo me convencí de que tiene la extensión justa para la historia que se cuenta. Ni le sobran ni le faltan páginas, lo que es de agradecer en una novela tan llena de documentación e información, pues así no hay nada que pueda considerarse material de relleno.

La verdad es que no podría calificar esta obra como perteneciente sólo al género negro, ni sólo al bélico. Podríamos decir que se trata de una simbiosis entre ambos estilos, aunque en algunas páginas domine uno de los géneros sobre el otro, alternándose los dos en ese predominio. Al leer, a veces la imaginación se me iba a los comics de Hazañas Bélicas que de niño veía leer a mis hermanos mayores, otras veces me parecía ver una película policíaca al más puro estilo hollywoodiense y otras, un documental televisivo sobre la Guerra de Irak. También tiene bastantes toques dethriller, como ya he dicho más arriba.

Creo que es una novela recomendable para los asiduos de los géneros negro y bélico, así como para aquellos que, sin serlo, quieran iniciarse en los mismos de forma progresiva.

Miguel Ángel León Asuero

Muchísimas gracias a Miguel Ángel por su reseña y a todo el equipo de Anika entre libros.