Posts etiquetados ‘entrevista’


 

Hace un par de semanas estuve en la Cadena Ser Madrid Sur hablando de Bravo Tango Siete. El contratista con Chema Contreras y David Sañudo. Fue un rato de charla muy agradable que disfruté mucho (y espero que los oyentes también).

Aquí podéis escuchar la entrevista completa.

Y las primeras líneas que leí en directo.

Anuncios

Los compañeros de la web Lee Misterio me hicieron hace unas semanas una entrevista que  reproduzco aquí (y que agradezco infinito):

Desde el pasado diciembre David Yagüe ya es oficialmente novelista. Ese fue el día en que se lanzaba, y con bastante éxito, su trepidante thriller policíaco ambientado en Irak, ‘Bravo Tango Siete. El contratista’. Para conocer más sobre la novela (que puede adquirirse en puntos de venta habituales como La Casa del Libro, FNAC o Amazon) y animar a todo el mundo a leerla le hemos hecho un breve cuestionario.

¿Porqué es un libro que gustará a los amantes de la novela de misterio? 
‘Bravo Tango Siete. El contratista’ os gustará a todos los amantes del misterio porque conjuga el suspense y la intriga del género policíaco y la acción propia del thriller. Es una historia trepidante, situada en un marco poco tratado, como es la posguerra en Irak, y en un mundo desconocido: el de los contratistas de seguridad.

¿Porqué te decides a ambientar tu novela en Irak?
La historia moderna de Irak siempre me ha parecido fascinante, me ha interesado desde que, siendo un chaval, vi por televisión aquellas imágenes verdes y negras de los bombardeos nocturnos en Bagdad en la Operación Tormenta del Desierto. Muchos años después, a través de la prensa leí sobre los contratistas de seguridad que, como Blackwater, operaban en aquel país tras la invasión. No tuve ninguna duda: supe al instante que era una figura sobre la que tenía que versar una novela negra.

‘Bravo tango siete, El contratista’ es tu primer libro ¿La experiencia te anima a volver a escribir?, ¿Tienes ya en mente algún nuevo proyecto literario?
Sí, ha sido laborioso y sacrificado, tanto el escribirlo como el publicarlo, pero la experiencia me ha dejado con ganas de más. A veces creo que escribir es como una droga. Ya tengo una novela histórica que está buscando editorial y muchas muchas ideas en la cabeza.

El mundo de la literatura es muy complejo ¿Qué tal está funcionando esta novela?
Siempre ha sido muy complejo y ahora en estos tiempos de crisis, más. Pero no hay que desanimarse y al final, poco a poco, con trabajo y algo de suerte, se encuentra un camino. Eso es lo que creo que pasa con esta novela. Con dificultad está encontrando su camino: se está vendiendo bien, fue a principios de año la más vendida en la mítica Estudio en Escarlata de Madrid, en las presentaciones se vendieron muchos ejemplares, están saliendo reseñas en prensa como en Esquire, 20 Minutos y multitud de blogs… Poco a poco, pero está funcionando muy bien.

¿Qué es lo que más gusta de ‘Bravo tango siete, El contratista’ a la gente que la lee? ¿Qué te dicen?
Creo que gusta el ritmo frenético y los giros de la historia, que están sorprendiendo. La mayoría me dice que se lo han leído de una sentada. También me hablan mucho de la ambientación, de lo interesante que resulta que los protagonistas sean policías iraquíes.

¿Detrás del periodista se esconde normalmente el sueño de escribir algún día? ¿Siempre has tenido ganas de escribir más allá de lo que es el periodismo?
No siempre es así, tengo muchos compañeros de profesión a los que no les atrae para nada escribir ficción. En mi caso, siempre fue así, desde pequeño he escrito cuentos, historias… Siempre tuve el deseo de escribir ficción, el periodismo llegó mucho después.


David Yagüe, escritor y periodista, nos adentra en un Irak desconocido para muchos por medio de su libro “Bravo Tango Siete. El contratista”. Un thriler lleno de intriga y acción donde disfrutamos de una trepidante investigación que transcurre tras la caída de Sadam Hussein. La policía del nuevo Irak quiere convencer al mundo de su capacidad para resolver sus propios problemas. Para ello forma un grupo de policías chiitas y sunitas que deberán rescatar a un americano que ha sido secuestrado por la insurgencia.

¿Qué fue lo que te impulsó a escribir una historia sobre un país como Irak?

Siempre me ha interesado la historia de los conflictos e Irak, en concreto. Cuando pensé en escribir esta novela tenía muy claro que quería una novela policiaca, un thriller donde hubiera acción y suspense, pero que esta fuera realista. El Irak tras la invasión de la coalición me daba todo lo que necesitaba: una situación injusta y un marco adecuado para una historia así.

¿Cuáles son tus referencias literarias?

Como lector me gusta leer de todo, o casi. Sin embargo, creo que como escritor el género que más me influye es el negro y policiaco. Siempre he disfrutado con los clásicos del hard boiled americano y, en esta primera novela, en Bravo Tango Siete. El contratista, tienen mucho que ver los policiacos ambientados en épocas muy convulsas o de guerra (pienso, por ejemplo, en la trilogía Berlín Noir de Kerr o El comisario Di Luca de Carlo Lucarelli).

Son pocos los libros en los que las historias se centran en personajes iraquíes. Este es el caso de Bravo Tango Siete. El contratista. ¿Querías dar a conocer la versión de los que no suelen ser oídos?

Claro. Piensa que si contara la historia de un agente de una agencia norteamericana o de un soldado de EE UU que viaja en Irak a investigar el secuestro de un compatriota sería una historia que la literatura y el cine de EE UU han repetido hasta la saciedad, cambiando de país. No, quería ponerme en el papel de las víctimas, en los que han sido invadidos, en los que se quedan en el país cuando los chicos del Tío Sam vuelven a casa. Creo que eso le da a la historia mucho más valor y la convertía en un reto, para mí, como escritor y para el lector.

La historia gira en torno a Kasem, un antiguo policía de Sadam Hussein ¿Qué destacarías de este personaje?
Es un personaje muy oscuro. Es un hombre capaz de torturar, de matar, de hacer lo que sea por su causa. Un tipo que ha intentado dejar un pasado atroz, pero es incapaz. Y ese pasado le alcanza, no lo dudes. Aun así, he intentado que a pesar de toda esa oscuridad, el lector comprenda y vea las razones por las que hace lo que hace. Creo que lo he logrado, porque ya me han comentado varios lectores y lectoras que, a pesar de todo, les caía bien y sufrían con él.

¿Cómo te has documentado? ¿Cuál es la mayor dificultad con la que te has encontrado?
Me gustaría decir que he viajado a Irak, pero en realidad no ha podido ser. Ni mi situación ni la del país lo habrían permitido. Así que he llenado ese vacío con trabajo de ratón de biblioteca. He consultado hemerotecas, medios internacionales, una gran cantidad de libros, blogs y páginas web, hasta lograr tener un contexto creíble para la novela. La mayor dificultad ha sido sin duda ponerme en los pantalones de personajes iraquíes, que tienen una cultura y unas costumbres tan diferentes a las nuestras. Eso, y encontrar y utilizar los nombres adecuados para cada personaje.

¿Qué es lo que nos quieres transmitir con esta historia?
Lo principal que busco con Bravo Tango Siete. El contratista es entretener, que me digan los lectores que se han quedado hasta las tantas leyendo porque no podían dejarlo. Después, quería acercarme a una historia, la de los contratistas de seguridad, una de esas injusticias que pasan de puntillas por los medios españoles, y sobre lo que ocurre en Irak tras la desastrosa posguerra. Si logro que algún lector termine el libro y vaya a Internet a buscar más información sobre Irak o los contratistas, será un objetivo extra cumplido.

¿Qué le dirías a todos aquellos que aún no se lo han leído?
Que se animen, que se acerquen al libro. Van a encontrar una historia breve pero muy rápida, llena de suspense y supervivencia, ambientada en el Irak que está detrás de lo que vemos en las noticias. Estoy seguro de que les va a sorprender. Y no lo digo porque lo haya escrito yo (risas)…

Como escritor novel ¿has tenido muchas dificultades a la hora de publicar tu libro? ¿Qué tal ha sido la experiencia?
Sí, he recibido muchas, muchísimas negativas y la novela ha estado a punto de ser firmada por tres editoriales, antes de llegar a Atanor, a los que agradezco enormemente que me dieran la oportunidad. De momento, la experiencia está siendo maravillosa y enriquecedora, es mi primera novela y estoy aprendiendo de todo el proceso.

¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?
Sí, recientemente he escrito un par de relatos y estoy en el proceso de corrección de una nueva novela. No voy a contar mucho, pero cambiaré de género, aunque espero volver al policiaco muy pronto. Tengo en la cabeza multitud de ideas, así que espero quedarme por estos lares libreros durante bastante tiempo.


David Yagüe (Madrid, 1982), coeditor de este blog, acaba de publicar “Bravo, Tango Siete, el contratista”. Periodista además de escritor, ha debutado en el campo de la novela con este magnífico thriller que nos ha tenido intrigados hasta el final.
¿Cómo surgió la idea de ambientar tu primera novela en un territorio tan lejano como Irak?
A mí siempre me ha interesado la historia de los conflictos, entre otros la primera guerra del Golfo y la guerra de 2003, y siempre he estado muy atento a la actualidad de lo que pasaba allí. Cuando empecé a escuchar las historias de los contratistas, lo que leía me pedía a gritos hacer un thriller, una novela negra, entre otras cosas por las situaciones tan injustas que se ven, que generan muchas opciones para contar una novela de acción. Creo que se trata del caldo ideal para ambientar una novela negra, una novela thriller como el que yo quería hacer.
En España no se sabe mucho sobre los entresijos de los contratistas ¿verdad?
No, la verdad que hay pocos o nigún libro sobre ese tema en novela. Trabajos periodísticos hay más pero en concreto novelas no, y eso que estas navidades han tenido su hueco en nuestro país: por ejemplo han estrenado en España una película de Ken Loach sobre el tema, hay un videojuego, Blackwater, para la XBOX, y han salido en un montón de series como Jericho, pero sin tener un protagonismo concreto. Ese hueco lo llena esta novela. En algo he sido original. (Risas).
¿Cómo fue la labor de documentación?
 Pues no ha sido fácil porque además Irak no es un país al que se pueda ir de turismo. Lo he hecho todo desde la lejanía, visitando muchas hemerotecas digitales de medios extranjeros, sobre todo, y leyendo muchos libros acerca de Irak, buscando testimonios tanto por Internet como en libros etc. Con toda esa información obtenida tienes que conformar el fondo de una historia para hacerla verosímil. Sigue siendo ficción, no es un trabajo periodístico ni un ensayo pero hay que hacerlo real para que la gente pueda identificarse con la historia.
¿Qué has querido conseguir con esta novela?
Pues a mí lo primero era que la gente se entretenga, que pasen unas buenas horas de lectura, que lo disfruten y les enganche la historia. Otro objetivo secundario es que se interesen por la situación de Irak, que les pique la curiosidad sobre el tema de los contratistas…Despertar la curiosidad con novelas entretenidas es una herramienta que funciona.
¿Alguna inspiración para el estilo de novela o para la creación de los personajes?
 Mucha novela negra, no podría citar a uno sino a muchos autores. Esta historia tiene mucho que ver con esas novelas negras ambientadas en periodos de conflicto, como por ejemplo la novela de Carlo Lucarelli El comisario De Luca o las múltiples ambientadas en la Alemania nazi. En cuanto a la inspiración para los personajes, me esforcé mucho en que fueran bastante negros todos. Kassem es el prototipo de protagonista atormentado, sí, pero mucho más negro y un poco mas cruel de lo que suele ser habitual en protagonistas de este estilo de novelas.
¿Qué importancia tiene el hecho de que el protagonista sea iraquí?
 Mucha. Podría haber contado esta historia desde el punto de vista americano y habría sido una de tantas novelas sobre un héroe americano que salva a un compatriota secuestrado en zona de conflicto. La gracia es que los protagonistas son iraquíes y tienen un punto de vista lo más iraquí posible. Y además, Kassem es lo bastante cercano a lo occidental para que sea, a su vez, más cercano al lector, pero sigue siendo iraquí. Quizá un occidental no vea tan mal a un contratista porque, por ejemplo, los que trabajan allí sienten que les protegen, pero un iraquí los percibe como tipos agresivos. Ese punto de vista no estaba contado y le aporta un valor añadido a la novela.
La novela es dura y tiene mucho contenido de violencia. Con la realidad de ese país destruido por la guerra, ¿habría sido posible otro tipo de acción?
Si quieres hacer una novela con acción y violencia en Irak no hay que inventar mucho porque atentados, tiroteos, conflictos entre sunitas y chiitas etc… ocurren continuamente. La violencia que se vive allí proporciona el campo perfecto para un thriller de este tipo.
¿Con quién te gustaría que te compararan en las reseñas de los periódicos?
(Risas) No hay que ponerse objetivos muy altos, pero no me importaría que me compararan con el escritor estadounidense Don Winslow, autor de “El poder del perro”.
A ti, como escritor novel, ¿te resultó muy complicado publicar esta obra?
Muchísimo, el panorama nunca ha sido fácil, y ahora con la crisis se ha vuelto una locura: editoriales pequeñas que aparecen y desaparecen, editoriales grandes que editan menos libros…esta novela fue firmada antes por otra editorial y no se pudo sacar, de hecho. Está complicado pero dentro de la labor del escritor está el ser perseverante y no rendirse ante una veintena de “no” por respuesta.
¿Cuál es tu postura con respecto a los nuevos formatos electrónicos?
A mí me encantaría que mis libros llegaran al formato digital y a un precio razonable. Tanto los libros en papel como en digital están a unos precios descabellados, lo que no quiere decir que defienda la piratería porque es aprovecharse del trabajo de otras personas y eso a nadie le gusta, ni al obrero ni al panadero. Pero también es verdad que las industrias culturales como las editoriales no están mirando esta cuestión bajo un prisma adecuado. Debería ser una gran oportunidad para bajar los precios y poner obras al alcance de todo el mundo, pero en lugar de eso, lo ven como una amenaza. Hasta que no cambien su forma de pensar y no se den cuenta de que es una oportunidad que nos va a beneficiar a todos, lo van a seguir viendo como un problema en vez de como un paso adelante.
¿Algún consejo para otros jóvenes escritores que estén buscando publicar sus obras?
Que escriban y escriban y no se dejen amilanar por la cantidad de respuestas negativas que seguramente recibirán. Eso también forma parte de la aventura.

Aquí os dejo la entrevista que me realizó Neo Coslado para para la emisora de la Sierra de Madrid de la Cadena Cope. Espero que os guste…

http://www.goear.com/files/external.swf?file=d5fa750

Gracias Neo por la entrevista. Ha sido un placer.


Hace unas semanas, antes de la presentación, realicé una entrevista para el programa de Best Seller Español (con el que colaboro habitualmente) sobre Bravo Tango Siete. El contratista… Y este es el audio.

Best Seller – 7-12-2011.mp3